archivo

marca

MPATÍA es una consultoría de comunicación que se encarga de la gestión de la reputación. Muchas personas se preguntan en qué consiste eso. Muy sencillo: profesionales, empresas, marcas y organizaciones se deben a su prestigio, a la reputación que tienen, y que posiblemente se han ganado a pulso.

Quienes nos dedicamos a la comunicación sabemos la importancia que supone alcanzar y mantener una buena reputación.

Por quqpan

Creative Commons

La reputación, tanto on como offline, es como una planta: hay que sembrarla con mimo, abonarla, regarla, cuidarla cuando hace frío y cuando hace calor, y saber qué hacer en situaciones de crisis. El agua, aunque les extrañe a muchas personas, puede llamarse Facebook, Linkedin o Twitter algunas veces.

Cuidar el prestigio en la web

Para promocionar y acuñar una buena reputación, una herramienta muy útil consiste en centralizar en una sencilla página web (informativa, cercana y fácil de navegar) los enlaces a blogs, sala de prensa y a diferentes redes sociales en las que previamente se ha decidido tener presencia. El motivo es poder así actualizar permanentemente los contenidos y mostrar nuestra actividad.

Las técnicas de posicionamiento (SEO) nos ayudarán a situar la página en los primeros puestos de búsqueda. Para ello habremos de hacernos antes algunas preguntas obvias: ¿A qué público me dirijo?, ¿qué tipo de personas quiero que me encuentren?, ¿en qué contenidos puedo ser un web site de referencia? , etc.

Según vayamos dando pasos y creando contenidos, monitorizaremos todo lo que aparece en Internet. De este modo estaremos siempre informados sobre lo que se publica sobre nosotros y quién lo dice, y podremos explicar cualquier malentendido. En resumen, hoy más que nunca, debido a la inmediatez y universalidad de la comunicación, la reputación requiere mantenimiento. Si tienes una bonita planta, no la abandones.

Anuncios

La diferenciación ha dejado de ser el objetivo de las compañías para buscar nuevos clientes o fidelizar a quienes forman parte de su cartera. Según José Mª Cubillo, director del área académica de ESIC, las grandes empresas ya se han dado cuenta de que es mucho más efectivo lograr recomendaciones de los clientes, es decir, que difundan buenas referencias.
De nuevo volvemos al “boca a oído”, aunque hoy más bien diríamos al “tecla a tecla”, puesto que esas recomendaciones que refuerzan una marca, esos consejos sobre un producto, se efectúan online, nos llegan a través de las redes sociales.
La crisis ha obligado a aquilatar costes. Internet, bien sea a través de blogs, Facebook, Twitter o Tuenti, se perfila como la respuesta más inteligente para llegar a los usuarios de una manera económica. La sociedad y el cliente -al que se tiene en cuenta hoy más que nunca- han cambiado el los últimos meses. El cambio de comportamiento afecta al sistema de producción, que ahora ejerce la escucha, al de venta y al mercado en general. Ojo al dato: no deja de aumentar el consumo de televisión e Internet de forma simultánea. Esto propicia nuevas maneras de comunicación.

A %d blogueros les gusta esto: