archivo

Archivos diarios: 17 agosto, 2011

Decimos que un diálogo es de besugos cuando las personas que mantienen la conversación hablan y hablan sin escucharse y por lo tanto no llegan a comunicarse. Esta expresión define muy bien algo que ocurre entre personas que no se entienden en el más amplio sentido de la palabra. No se entienden porque no se atienden, no hablan el mismo idioma, no manejan los mismos conceptos, no tienen el mismo nivel de conocimientos en la materia o, simplemente, no prestan atención a lo que dice el otro.

Escucha activa

Escucha activa

Esta situación se produce con cierta frecuencia hoy en las redes sociales. Ciertas personas utilizan sus perfiles, por ejemplo en Twitter –una gran herramienta de comunicación- para contar y contar aquello que les interesa pero, sin embargo, son incapaces de tener en cuenta las reacciones que producen sus tuits, de responder a las personas que les mencionan o de agradecer a sus followers que se hagan seguidores suyos o sus RTs.

Esto es un gran error de comunicación. Quienes actúan de este modo, primero, no despiertan simpatía, pierden apoyos espontáneos, recomendaciones, etc. – y, segundo, pierden la oportunidad de recoger el feedback que generan sus conocimientos y opiniones. Si escucharan y tuvieran de veras deseos de llegar a un lugar común –significado etimológico del verbo comunicar- podrían obtener una información muy valiosa. Ejercer la escucha activa sale a cuenta y no es difícil, sólo hay que dedicarle tiempo y buscar los instrumentos de monitorización y análisis adecuadas.

A %d blogueros les gusta esto: